Padres a los golpes en la puerta de una escuela

LA REFLEXIÓN DE LA SEMANA

El 25 de Mayo se viralizó un video que muestra una pelea de padres contra padres, en la puerta de un colegio a la salida del acto  patrio. La violenta acción tuvo como principales espectadores a los alumnos del lugar, muchos de ellos, hijos de quienes se tomaban a golpes.

La escuela testigo de estos acontecimientos inusitados fue la N° 105 de González Catán. La información da cuenta que 2 mujeres comenzaron a agolparse una vez finalizado el acto patrio. Ante el sorpresivo e inesperado escenario, algunos hombres intentaron separar a las mamás en cuestión, mientras que otros padres y familiares de los alumnos, se sumaron a la golpiza. Todo esto ante la atenta mirada de los chicos que forman parte de esta escuela primaria.

Cuántas veces hemos escuchado que el vínculo entre padres e hijos se construye de forma natural, para que los hijos aprendan de los padres todo lo que necesitan para desarrollarse adecuadamente y vivir en sociedad.

Como resultado de esta definición, no podemos decir otra cosa que; los ejemplos que los padres demos a nuestros hijos, tienen mucho más efecto en los primeros años de vida, que aquellos que se puedan encontrar en cualquier libro académico.

La mejor educación para que nuestros hijos aprendan lo necesario y puedan desarrollarse en esta vida, no la recibirán en los colegios más costosos, aunque no está mal enviarlos allí, siempre y cuando los padres pueden hacerlo. Pero los valores y principios morales, además de la educación en cuanto a la interacción con los demás, nos toca a nosotros como padres, transmitirlos desde el seno del hogar.

Todos tenemos errores, y es muy cierto aquello que hemos escuchado en varias oportunidades que dice “que no hay un manual que nos diga cómo ser padres”, pero eso no debe ser excusa para que no examinemos nuestro comportamiento con el fin de intentar ser ejemplos positivos para los chicos.

El respeto que demostramos hacia los demás, la forma en que nos comunicamos y cómo hablamos de las otras personas, es algo que influye mucho en nuestros hijos.

“Cuando los niños ven que los padres tratamos a los demás con amabilidad y generosidad, buscando siempre las mejores maneras para ayudar y apoyar a los otros, es seguro que los pequeños modelarán naturalmente este comportamiento en sus propias interacciones”. Cita María José Roldan en su artículo, “4 buenos ejemplos que los padres deberíamos dar a nuestros hijos”.

Los niños aprenden a comportarse mediante la observación de las acciones de sus padres, y las copian de forma natural. En cambio, si los padres mostramos una actitud violenta y egoísta ante los demás, los hijos no podrán aprender de ninguna manera a actuar amablemente con los otros.

Dos aspectos importantes a mencionar que se encuentran en la Biblia, que para los cristianos es la Palabra de Dios, sostienen que “los hijos son la herencia de Dios, Salmos 127:3. En tanto que otro de los párrafos del libro sagrado recuerda a los padres que debemos “Instruir… a nuestros hijos”, Proverbios 22:6

Para finalizar es oportuno recordar aquello de “No puedo escuchar lo que me decís con tu palabras, porque tus acciones gritan más fuertes”.

Pastor Aldo Pier

Face: Aldo Daniel Pier

aldopierpr@hotmail.com

Fuentes :

“4 buenos ejemplos que los padres deberíamos dar a nuestros hijos” de-María José Roldan-

La Biblia