“Convicciones”

Parece irónico que muchas personas tienen fuertes convicciones con respecto a temas no tan trascendentes como; las modas, las marcas de autos, equipos de fútbol, etc. En tanto sus convicciones son débiles respecto a temas importantes como, ‘lo que está bien y lo que está mal’.

El término proviene del latín convictĭo. La convicción es el convencimiento que se tiene sobre algo. Quienes tienen una convicción poseen razones o creencias que les permiten sostener un determinado pensamiento, discurso o acción. La convicción es mucho más que eso. Las convicciones son los valores, compromisos y motivaciones.  Nuestras convicciones determinan nuestra conducta, nos motivan a adoptar una postura y a actuar conforme a nuestros valores.

Parecería que en los tiempos que vivimos cada vez se ven más personas cuyos valores están ‘desdibujados´, sus prioridades confundidas y sus compromisos son confusos.

Alguien mencionó, “una persona sin ‘convicción’ es tan débil como una puerta suspendida de una bisagra. Se encuentra a merced de las circunstancias”.

Mark Zuckerberg, creador de la red social más famosa del mundo, Facebook, consultado sobre el tema comentó: La gente puede ser muy inteligente o tener habilidades, pero si no creen en ello, entonces no van a trabajar realmente duro. Estoy aquí para construir algo a largo plazo. Cualquier otra cosa es una distracción”.

En la historia, concluye Zuckerberg, no importa lo que opine la gente de un líder, lo que verdaderamente importa y trasciende es lo que ese líder construyó.

Si no determinamos que es los prioritario e importante en nuestras vidas y como debemos vivir, otras personas lo determinarán por nosotros. Quienes se mueven sin convicciones generalmente siguen a la multitud sin pensar en lo que están haciendo.

La vida de Jesús estaba dominada por la convicción de que había sido enviado para hacer la voluntad del “Padre Dios”. Esa convicción produjo una conciencia profunda del propósito que tenía su vida que no permitió que los planes de los demás lo distrajeran.

Nadie sigue adelante con una tarea difícil a menos que esté convencido de que existe alguna buena razón para hacerlo.

Es sabido que los que han causado los  mayores impactos en este mundo, para bien o para mal, no han sido necesariamente los más inteligente, los más ricos o los mejores educados, sino que han sido las personas con las convicciones más fuertes y profundas.

La historia registra a Marx, Ghandi, Buda, Colón y Lutero son algunos ejemplos de personas que le cambiaron la fachada al mundo a causa de sus convicciones.

Convicción es certeza, es cuestión de fe firme, es carácter. Las Convicciones nos ayudan a vivir lo que creemos.

Para concluir la Biblia nos recuerda, “La fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.” Hebreos 11:1

Pastor Aldo Pier

Face: Aldo Daniel Pier

aldopierpr@hotmail.com

 

Fuente utilizadas: Moisés Marroquín – www.amexcorporate.com.ar