El camino a seguir de Juntos Somos Río Negro: ¿cambio o continuidad de la estrategia?

Por Rodrigo Pérez

El domingo 13 de agosto el electorado rionegrino optó por revalidar la banca de la candidata del Frente para la Victoria María Emilia Soria, en segundo lugar y expectante hacia la elección de octubre se ubicó Lorena Matzen, la representante de Cambiemos. Por su parte, el candidato del gobierno provincial Fabián Gatti fue relegado a una posición que lo dejaría, por el momento, fuera de la cámara baja.

Durante la campaña electoral el gobierno intentó provincializar la elección, mientras que la candidata de General Roca, en sentido contrario, logró nacionalizarla. La marca Soria, finalmente, venció a la marca Weretilneck (“nosotros nos plantamos ante quien sea, ante Weretilneck, ante el jefe de gabinete Marcos Peña, ante el presidente Mauricio Macri”, señaló la candidata en campaña).

De todos modos, Cambiemos y Soria son hoy las marcas más conocidas en la provincia que en las PASO los votantes al ingresar al cuarto oscuro encontraban en las dos boletas. En cambio, el sello Juntos – secundario incluso frente al apellido del gobernador– no tiene el mismo peso.

Hay diferentes estrategias que pueden plantearse en una campaña electoral, una de ellas es la que centra la idea del candidato que responde a necesidades de la gente, otra es la estrategia orientada a las políticas y los temas. En este caso el gobierno provincial intentó posicionar la imagen de la defensa de los intereses de los rionegrinos, con el gobernador Weretilneck como el principal interlocutor de la campaña, dejando en un segundo plano a su candidato.

El contexto influye y siempre en una campaña electoral debe prestarse mucha atención al escenario de la elección, estos no son siempre los mismos y cada votación es diferente de otra. La tendencia de voto histórico también influye y no es menor, entre el PJ y la UCR se repartieron la mayor parte de las elecciones legislativas de la historia rionegrina. ¿Se volvería en la provincia al esquema en el cual existen dos partidos importantes que se alternan los triunfos en elecciones?

Si Juntos intentara reeditar la estrategia Nación-Provincia sería muy arriesgado, ya que podría volver a darse la misma derrota o ser peor aún por el efecto “bandwagon”.

Esta teoría se fundamenta en la idea de que los medios de comunicación propagan los resultados previsibles o estimados para una determinada elección, de modo que el votante verá incrementada su probabilidad de comportarse como la mayoría cuanto más se afirme su comportamiento grupal determinado.

Esto podría llevar a que muchos electores que no lo hicieron en las PASO eligieran al Frente para la Victoria o a Cambiemos, incrementando la elección de estas fuerzas con respecto a la elección primaria. En la elección general de octubre podría tener fuerte incidencia el mencionado efecto que implica que el votante se sume al resultado de la mayoría, en tanto que a nadie le gusta perder.

En cambio, una de las estrategias a la que deberá dirigir su búsqueda JSRN será la de la segmentación, es decir la de clasificar e identificar grupos homogéneos de electores de modo que resulte posible establecer para cada uno de ellos una estrategia determinada.

Existen diversas categorías en cuanto a la segmentación del electorado: un primero grupo formado por los electores que muestran identificación con un determinado partido político de manera tal que siempre votarán por él independientemente del candidato que presenten, que responde al denominado voto duro. Debido a que la política hoy se orienta especialmente a producir emociones, este tipo de voto es cada vez menos frecuente.

Un segundo grupo denominado voto blando que se caracteriza por mantener cierta afinidad e identidad con alguna opción política, orientando su voto tradicionalmente hacia esa formación aunque en algunas ocasiones se evalúa la coyuntura del momento, el candidato y la oferta electoral propuesta.

Un tercer grupo de electores estarían dentro del voto opositor, éste es el voto duro de otros partidos o candidatos. El cuarto grupo está constituido por los indecisos. Es un elector que puede decidir votar por un partido u otro, o incluso no votar.

En este sentido, Juntos Somos Río Negro necesita un cambio necesario de su estrategia electoral, en casos como este se suele buscar a un spin doctor, un profesional capaz de poder dar un giro a la estrategia utilizada y “doblar” o “curvar” la realidad. No falta mucho para la elección general y deberá acercarse lo más posible al ganador de las PASO para no perder terreno hacia su objetivo de máxima: 2019.

Rodrigo Perez, Analista Político