Hechos no palabras

Dijo Ralph Emerson: “Lo que hacés habla tan fuerte, que no puedo escuchar lo que decís”. Cuanto de lo que expresó el escritor, filósofo y poeta estadounidense, sucede en nuestros tiempos. Gente que dice una cosa, pero que hace otra.

Con Jesús, ocurría algo totalmente diferente, Él hacía y vivia lo que decía. A tal punto que los contemporáneos de Jesucristo, asombrados por sus palabras y su manera de expresarse, decían: “Habla con autoridad”. (Marcos 1:27)

En la Palestina que describe el evangelio de Marcos, en ese entonces, sólo había un templo (el de Jerusalén). Allí se ofrecían sacrificios de animales, pero a su vez en cada población existía una sinagoga-lugar de reunión de los judíos para estudiar e interpretar la Escritura-.

Los sábados era su día de encuentro, esto incluía: oración, lectura y exposición pública de las Escrituras, pero sin sacrificios de animales.

En ese lugar tan respetado y sagrado para la sociedad de aquel entonces, en la ciudad de Capernaúm, antiguo poblado pesquero, ubicado en Galilea, Jesús comienza a enseñar, pero sus palabras no fueron como tantas otras emitidas por otras personas en ese lugar, sus palabras tenían autoridad, no porque él lo declarase, sino porque quienes lo escuchaban y veían, reconocían que esto era así, es más, cita la Biblia, “era admirado por eso”.

¿Cuántos hoy en día pueden ser reconocidos por su autoridad? No tanto por el cargo o responsabilidad que llevan adelante, sino por el respaldo de sus acciones a través de lo que dicen?

Padres que enseñan a sus hijos qué camino seguir en la vida, pero ellos, transitan uno totalmente contrario o distinto al que pregonan.

Desde lo institucional, gobiernos que exigen al pueblo esfuerzo y sacrificio para ser acompañados en sus políticas, pero  luego de un tiempo, esto no se refleja en lo prometido por la autoridad competente.

Religiosos, que los domingos muestran “apariencia de piedad” en la iglesia, pero en la semana la niegan por medio de sus propias acciones.

La autoridad de Jesús, estaba no tanto en sus palabras, sino en cómo Él vivía lo que decía. La sociedad podía o no estar de acuerdo con sus enseñanzas, pero si sabían, que siempre las mismas estarían respaldadas por sus acciones, públicas como privadas.

Valiosa enseñanza nos deja este relato, ocurrido hace más de 2000 años, pero con total vigencia en el siglo XXI.

Para concluir, merece ser recordada también la frase el escritor cubano,  José Martí, quien en cierta ocasión mencionó que “el hacer es la mejor manera de decir”.

Pastor Aldo Pier

Face: Aldo Daniel Pier

aldopierpr@hotmail.com

 

FM Kyrios

Nuestro portal KYRIOSDIGITAL, nace como resultado de nuestra radio comunitaria FM KYRIOS 92.5.
El objetivo a través de estos dos espacios comunicacionales, es satisfacer tanto a una audiencia cada vez más exigente, como a lectores que quieren estar permanentemente actualizados.
Mas informacion en Nosostros