Transformando tiempos desfavorables en favorables

Desánimo, cansancio, fastidio, temor de tener que intentarlo de nuevo, con la incertidumbre de no saber que va a pasar. Estas son situaciones en la vida que todos en algún momento, seguramente hemos experimentado . La reflexión de hoy nos propone por lo menos tres maneras en las que podemos transformar en nuestras vidas, momentos desfavorables en favorables.

Seguramente la mayoría de quienes lean estas líneas habrán escuchado hablar de San Pedro, conocido como el “Padre de la Iglesia”. Aunque tal vez, no son tantos los que conocieron la historia de uno de los máximos seguidores de Jesús, antes de convertirse en una figura emblemática de la fe.

En el evangelio de San Lucas, capítulo 5: 18-24, encontramos una persona que a diario pasaba por las etapas descritas al inicio de la reflexión. El era de oficio pescador, tarea que venía de familia, trabajo duro, sacrificado y no con muchos beneficios, por lo menos en aquel entonces.

Cada vez que este hombre salía a trabajar con sus compañeros, se instalaba en su ‘oficina’, que no era ni más ni menos que una pequeña barca. Una vez allí, cargaban las redes, desamarraban la embarcación y navegaban mar adentro. Esa era más o menos la rutina de este pescador.

Uno de esos tantos días, Pedro -así se llamaba el capitán de la pequeña nave-, experimentó una vez más la sensación de “desánimo, cansancio, y fastidio”. Claro, habían trabajado en el mar “toda la noche” y “nada habían pescado”.

La historia cuenta que Jesús se acercó a su barca, mientras que estos pobres pescadores lavaban sus redes. Seguramente, pensando que no llevarían el pan a la casa, o que no podrían pagar sus cuentas o afrontar otro tipo de compromisos. Fue en ese momento, que Jesús los desafió a intentarlo de nuevo, diciéndoles que fueran otra vez “mar adentro”.

Los pescadores, perplejos y algo confusos, decidieron aceptar la invitación del “carpintero”, respondiendo: “En tu palabra volveremos a echar la red”. De ahí en más, la vida de Pedro el pescador, como se lo conocía en las orillas del lago de Galilea, no fue la misma ¿Qué sucedió en  este hombre y sus compañeros de trabajo, que lograron transformar ese momento desfavorable en un tiempo favorable?

Primero, Jesús le pidió a Pedro que le permita entrar en su barca

“Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar”.

Desde allí el predicaría el mensaje de fe a los que estaban en la orilla del lago, pero también animaría a los pescadores desalentados, desesperados y con sus sueños frustrados. Una enseñanza clara en esta parte del relato es que, si le dejamos un lugar a Dios en nuestra barca (familia, trabajo, economía, salud) las cosas pueden tornarse mucho mejor.

Aquí encontramos el segundo momento, cuando Jesús, Toma el control de la embarcación. El capitán de la nave era Pedro, tenía experiencia, conocía el mar y sabía de peces, pero sin embargo esto no le resultó, sino hasta que Jesús dirigió su barca al lugar preciso.

La biblia es un libro que nos ayuda a alimentar la fe y la esperanza, pero también nos indica principios de vida, sobre los cuales deberíamos regirnos o dejarnos guiar. Solo de esa manera podremos llegar a un puerto seguro .

En el tercer momento de esta historia, vemos a un Pedro que no solo comienza a cambiar su actitud, sino también su manera de pensar y  la forma de hacer las cosas .

Pedro podría haber pensado: -El que sabe de pesca, mar y redes soy yo. El es solo un carpintero.

También podría haber dicho:- “Es mi barca, yo la dirijo.

Tranquilamente podrían haber desechado la invitación del Señor Jesús, y hasta casi echarlo a patadas, si hubieran querido. Sin embargo ,decidieron dejar de hacer las cosas a su manera y hacerlas a la forma que Jesús les indicaba.

Era la misma barca, el mismo lago, las mismas redes, los mismos pescadores. La diferencia era que ahora Jesús estaba con ellos en la embarcación, ese fue el motivo de aquella  pesca milagrosa, conocida por todo el mundo hasta a fecha.

En medio de la adversidad, el señor Jesús nos hace mirar hacia el futuro, y usa su palabra para activar en nosotros la fe (Pedro dice: “…más en tu palabra echaré la red”). La fe es la certeza de lo que se espera (futuro) y la convicción de lo que no se ve (presente), la fe nos lleva a vivir de manera diferente en nuestro presente y a mirar nuestro futuro con esperanza.

Pastor Aldo Pier

Face: Aldo Daniel Pier

aldopierpr@hotmail.com

 

FM Kyrios

Nuestro portal KYRIOSDIGITAL, nace como resultado de nuestra radio comunitaria FM KYRIOS 92.5. El objetivo a través de estos dos espacios comunicacionales, es satisfacer tanto a una audiencia cada vez más exigente, como a lectores que quieren estar permanentemente actualizados. Mas informacion en Nosostros