CONFIANDO EN DIOS Y NO EN MIS FUERZAS

Compartir

LA REFLEXIÓN DEL DIA:

¿En qué o en quién confiar en momentos difíciles? ¿En la familia, los amigos? ¿En tus propias fuerzas? ¿En el gobierno? ¿Dónde depositas tu confianza en situaciones complicadas?

Por momentos podés sentir que tus capacidades no alcanzan, tu salud flaquea, que tus recursos se agotan y que los problema persisten. Tal vez ese sea el tiempo de volver a confiar en Dios

Te animo a que no bajes los brazos, y que más allá de las adversidades, vuelvas confiar en El Creador, quien resucita aun lo que ya diste por muerto.

Esto dice la biblia al respecto:

2 Corintios 1:8-10

“Fuimos oprimidos y agobiados más allá de nuestra capacidad de aguantar y hasta pensamos que no saldríamos con vida. De hecho, esperábamos morir; pero, como resultado, dejamos de confiar en nosotros mismos y aprendimos a confiar solo en Dios, quien resucita a los muertos. Efectivamente él nos rescató del peligro mortal y volverá a hacerlo de nuevo. Hemos depositado nuestra confianza en Dios, y él seguirá rescatándonos”.

Después que el apóstol Pablo enfrentó en varias oportunidades a la muerte misma,  aprendió a confiar en Dios y no en sus fuerzas.

Te invito a realizar esta breve oración: Padre Dios, reconozco lo limitado de mis fuerzas y por eso pongo toda mi confianza en Vos, creyendo que darás vida aun a lo que di por perdido.  En el Nombre de Jesús, amén.

Pastor Aldo Pier

Facebook: Aldo Daniel Pier

Instagram: aldopierpr


Compartir